NY: Nuevas oleadas migratorias hispanas llegan a Long Island

El Caribe News /

NUEVA YORK. – En el extenso estado de Nueva York, apenas a unas millas de la Gran Manzana, se encuentra Long Island, una extensa isla con 293 localidades que se caracteriza por barrios costeros, cómodas casas, lujosas mansiones, pero también pequeños vecindarios de una creciente clase trabajadora que cada vez tiene menos opciones en dónde vivir.

Allí, especialmente en pueblos como Hempstead, Brentwood y Los Hamptons la presencia de comunidades hispanas sigue en ascenso, al ritmo de una demanda laboral que despierta luego de los estragos de la pandemia, en áreas claves como la construcción, hospitalidad y otros servicios.

Todos los datos del Censo 2020 confirman este incremento poblacional, aunque con las nuevas oleadas migratorias de 2020, no hay dudas que las cifras oficiales son solo aproximaciones: Los latinos representan el 20.2% de los 2.9 millones de habitantes de Long Island, lo cual implica que son el grupo étnico minoritario más grande de estas localidades.

En total, existen 52 comunidades en donde los latinos constituyen el 20% o más de la población. Y el aumento de su presencia entre 2010 y 2020 fue cercano al 34%.

Hasta los años 70, casi que el 100% del este de Long Island eran comunidades totalmente blancas, ahora son pueblos más diversos: En promedio uno de cada cinco habitantes es de origen latinoamericano.

En las áreas conocidas como el ‘East End’ la presencia de inmigrantes latinoamericanos, mayoritariamente de Ecuador, México, Colombia y países de Centroamérica, tiende a ser todavía mayor.

De acuerdo con datos compartidos por OLA, en esas comunidades, el 45% de los estudiantes de las escuelas primarias y secundarias son hispanos, el 23% de la población proviene de países suramericanos y el 58% de quienes se autodenominan inmigrantes, también son de origen latino, reseña El Diario de NY.

Sin embargo, ante un aumento poblacional comprobado por la última consulta censal y que en los meses recientes parece estar repuntando, existen muchos desafíos para que estas familias puedan integrarse a su nueva vida.

“Hay mucho trabajo por hacer para que los servicios locales de las instituciones básicas como la salud y la educación, incluyan más servicios en español. Todavía no hay una comprensión muy clara de parte de los líderes electos, de lo que somos como cultura y qué significamos para la economía de estos lugares”, señaló Isabel Sepúlveda, una chilena con 30 años en Long Island. Foto cortesía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.