Luis Nóbrega: Músico venezolano de la mano de Dios

“Desde muy pequeño he tenido inclinaciones por la música y por la adoración a Dios. Mis primeras lecciones de piano fueron a los 12 años. Desde esa edad comencé a tocar en la iglesia”, contó Luis Leonardo Nóbrega cantante y pastor radicado en Caracas, Venezuela.

Nóbrega es dueño de tres producciones musicales y de una resiliencia increíble, durante los primeros años como músico cristiano la situación de su país trató de quitarle la música. Su principal enemigo fue él mismo con su orgullo y depresión a cuestas, Dios trabajó en su vida y cada canción refleja ese trato especial del Creador en la vida de un hombre que se entregó de lleno a Cristo.

“Luego de terminar la secundaria, intenté estudiar el área de informática, específicamente programación, pero comencé a padecer de dolores musculares y dolores de cabeza intensos. Durante 2 años estuve estudiando en la Facultad de Ciencias y Tecnología de la Universidad de Carabobo. Fueron tan intensos los problemas de salud, que tuve que recurrir a exámenes médicos de todo tipo. Mi papá, gerente médico de una prestigiosa empresa petrolera para ese entonces, decidió llevarme con los mejores especialistas de la capital. Todos los exámenes salieron bien. No pudieron dar con una causa específica. Para ese momento mi ego y mi orgullo eran muy elevados, al punto de establecer mis propios planes y metas dejando de lado la humildad y la ayuda de Dios”, relató.

En ese proceso de vida comenzaron a surgir mas terapias y no encontraba alivio a su padecimiento. “El dolor muscular me agobiaba. Tenía con fuertes dolores de cabeza. Decidí echar de lado mi orgullo y clamé a Dios con todas mis fuerzas. No podía más. Humanamente no quería seguir viviendo. Luego de largas horas clamando a Dios y lágrimas, decidí cambiarme de carrera. No avanzaba. No llegaba lejos por más que me esforzaba. Decidí ir por la carrera musical. Le prometí a Dios que le serviría con la música y con los talentos que Él me ha dado. El cambio fue drástico. De manera sobrenatural. Los dolores comenzaron a ceder. Cuando ya cursaba 4 semestre de música, los dolores habían desaparecido por completo. Me gradué con excelentes calificaciones, y es entonces cuando nace la inquietud de grabar un disco. Ese primer disco se titula «Cielo en mi corazón»”, recordó entusiasmado.

Luego de grabar su primer disco y de viajar por Venezuela, “el país comenzó a sufrir mas problemas, mucha división y odio”, dijo entre lágrimas. “En ese momento entré en una etapa depresiva. La situación económica del país no ayudaba mucho a mi carrera. Monté mi propia academia de música que me ayudo por 3 años, pero luego se vino abajo por la situación económica del país”.

Al año pensó en desistir de la música. Agotó sus últimas reservas monetarias, a costa de vender su piano para asistir a un congreso en Dallas, Texas. “Recuerdo que vendí mi piano digital y varias cosas para poder viajar. Estando en el Congreso, recibí una palabra de aliento por el pastor y salmista Marco Barrientos. «No tires la toalla», «aguanta un poco más», fueron frases alentadoras que atesoré en mi corazón. Al llegar a Venezuela clamé a Dios. A los 2 meses llegó una persona a la iglesia que es empresario y dispuso ayudarme. Pronto sin pedirlo o pensarlo, llegó el segundo disco. Pensé que su ayuda sería un empleo en su empresa, pero su ayuda sirvió para grabar mi disco y montar un estudio del cual fui socio. Así que grabé mi segundo disco titulado ‘Amor extremo’. Me sentía extremadamente amado por Dios al haber permitido tanto en medio de lo complicado que es en mi país invertir dinero y en dólares”.

Durante los próximos dos años Nóbrega trabajó en el estudio de música. Pero cada año era más duro para un músico subsistir. El control cambiario cada año apretaba más y mas. Pasado un tiempo, se volvió a preguntar sobre qué hacer con su vida y la de su familia. No tardó en llegar otra nueva sorpresa de Dios. Su amigo y socio del estudio lo invitó a grabar en vivo momentos de adoración a Dios. “Esa idea latió en mi corazón y la llevamos a cabo. Fue así como nace el tercer disco llamado: ‘Más que una canción’. Toda una hermosa experiencia. Nuevamente Dios sosteniéndome literalmente en todo momento física y económicamente. Es entonces cuando la situación de mi país llegó a momentos críticos. Escasez de alimentos, medicinas, un cupo de divisas extremadamente bajo, peleas, inseguridad, etc. ‘ya se acabó todo’, pensé”. El relato de este músico sigue con su experiencia como vendedor de zapatos, apartado de su sueño pero siempre buscando más y más del Creador.

Hoy, Luis Nóbrega es un joven músico desafiado por Dios para compartir su música a las naciones. Humanamente casi sin opción. Espiritualmente confiado que Dios cambiará las cosas para su familia, su pueblo y en especial para los que son de Cristo. “Actualmente me desempeño como pastor asociado del Centro Cristiano de Valencia, estoy a cargo de un movimiento llamado Carabobo Adora a Jesús. Me  preparo para dar a conocer mi música en otros países. Solo puedo dar gracias a Dios, por que nunca me ha faltado nada y se que nunca me faltará. El ha provisto todo para que yo pueda desarrollarme en esta rama de la música”, concluyó.

Síguelo en Facebook, visita su web: www.luisnobrega.com

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.