Ley anti conversión no es un límite para evangelizar en Nepal

A pesar de las prohibiciones de proclamar el evangelio los cristianos han encontrado la forma de llegar a miles de personas.

La ley anti conversión indica que “todo acto de convertir a otra persona de una religión a otra o cualquier acto de socavar o poner en peligro la religión de otros, serán sancionados con prisión y multas”

Para predicar la Palabra de Dios no existen límites ni para quienes tienen el fervor por servir y profesar el mensaje del evangelio.

Todo comenzó con una madre cristiana que buscó en una revista nombres y direcciones de jóvenes, donde les enviaba cartas diciendo que si alguno quisiera saber más acerca de Jesús le respondieran sus mensajes.

Las personas enviaban las direcciones de sus amigos y parientes, algunos eran estudiantes, que llegaban a la oficina del ministerio deseando más conocimiento y otros esperaban dos días ansiosos por recibir más cartas.

Era nueva la forma de evangelizar para todos pues muchos de ellos nunca habían escuchado la Palabra de Dios antes, tenían curiosidad por saber quienes eran las personas que enviaban las cartas con el evangelio, fue entonces que el ministerio decidió dar clases de discipulado cara a cara.

Para la primera sesión de discipulado, el ministerio envió 50 invitaciones y se presentaron 265 personas. “Pensamos que podrían aparecer solo diez”, dijo el director.

Desde entonces, más de 500 000 estudiantes de 75 distritos de Nepal se han inscrito en los cursos bíblicos por correspondencia, y ya son cincuenta mil que han completado el curso. Información: Impacto evangelístico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.