La nueva ley migratoria acabaría con la tormenta

La vida del latinoamericano en los Estados Unidos es una demostración de la difícil situación que viven nuestros países, porque estar en esta gran nación implica un sacrificio para un vasto sector que con el transcurrir del tiempo se ve atrapado sin la posibilidad de solución a sus problemas de legalidad. Situación que afecta a esa porción de inmigrantes que se acopló a un sistema de vida. Pero están “sin papeles”.

Para muchos resulta un sacrificio. Es sufrir ante la incertidumbre, por desconocer en qué puede concluir esa larga espera a la solución de un problema que se ha convertido en uno de los más controversiales en los Estados Unidos.

Muchos quisieran regresar, pero piensan en los hijos que nacieron aquí, o se forman en el lugar que sus padres escogieron para hacer vida. Entre otras razones.

Pero lamentablemente no todos reúnen las condiciones para permanecer en USA como lo indican las leyes, por ello, el insistir conduce al grupo de los despectivamente llamados “ilegales” o “indocumentados”.

Terrible es, y lo sentimos como latinoamericanos, porque lo que parece en algún momento “el sueño americano”, se convierte, para un amplio sector, en “la pesadilla americana”.

La esperanza se mantiene y esa cantidad que supera los 12 millones de personas, sigue clamando por la aprobación de la nueva ley migratoria. Ejecútese que pondría fin a esa terrible tormenta de vivir en Estados Unidos sin la documentación debida.

René Fuentes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.