La importancia del empoderamiento de las mujeres y la juventud latina

mariagrossoMaría Grosso
West Palm Beach
maria.grosso@live.com


Los latinos somos el grupo racial y étnico principal más joven en los EE.UU. con una edad promedio de 27 años. Esta edad implica que somos una década más jóvenes en comparación con la edad promedio de los EE.UU. de 37 años. Por consiguiente, y especialmente para la juventud latina, los pasos que se tomen ahora directamente afectarán su capacidad de ser buenos líderes mayoritarios dentro de los próximos 20 años.

El primer paso para asegurar que tengamos un liderazgo concreto, con influencia, que verdaderamente funcione para apoyar a nuestra comunidad es asegurar que todos, especialmente las mujeres y los jóvenes latinos, tengamos un buen sentido de empoderamiento personal.

El empoderamiento es un estado de fortaleza mental que, cuando se aplica, tiene el potencial de crear un cambio positivo. En general el empoderamiento se caracteriza por la habilidad de encontrar un sentido de ser, de pertenencia y más específicamente por encontrar fe en ti mismo, para creer en tus capacidades y tus metas. El desarrollo de esta característica no requiere que sepas inglés, que tengas dinero en tu cuenta bancaria o que tengas un amplio conocimiento general en tu cerebro, simplemente requiere que puedas identificar tus fortalezas y tus metas.

Este año se anticipa que las empresas con propietarias latinas en Estados Unidos produzcan $ 71,1 mil millones en ingresos. Las mujeres emprendedoras de estas empresas constituyen un gran ejemplo en torno a cómo obtener ganancias reales, que pueden ocurrir teniendo metas claras y fortaleza mental para alcanzar resultados. Más que esto, la estadística representa una parte del gran potencial que tenemos para crear y producir.

Cada día es una nueva oportunidad para invertir en este futuro. A la mayoría de la gente se le olvida que el tiempo es la forma más común y más valiosa de riqueza que tenemos a nuestra disposición para hacer realidad las metas. En general, hay una desproporción a favor de la incapacidad y de la negatividad que se mantiene por una falsa creencia de que estas son consecuencias de la necesidad, la pobreza, la opresión o una mezcla de las tres, cuando en realidad ninguna de estas cualidades directamente inhibe la fortaleza que todos tenemos de crear, de influir y de tomar decisiones.

Emprender en una ruta hacia el desarrollo de tu empoderamiento personal comienza con el establecimiento de una meta o un gran objetivo, con la claridad y la fe de que todos los derechos y poderes necesarios para conseguirlos ya los tienes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.