Kendall es confort y desarrollo

Parodiando al poeta, se podría afirmar que Kendall crece como mágica espuma, desbordando alegría de vivir, crecer y multiplicarse, bordeando el asfalto de sus calles y avenidas, sobre el engramado verdor que aseme-ja una mullida alfombra, sombreado por su vegetación que semeja abrir sus ramas como brazos hacia el cielo, pidiendo que se acerquen, que vengan, vamos a compartir. Aquí hay de todo, calidad, variedad y pre-cios sin competencia, amén de una hermosura sin igual.

Kendall es distinta, única. Aquí se conjugan la modernísima imagen de gran capital, edificios de oficinas y apartamentos, galpones de industrias y fábricas, el potencial para emprender un negocio, montar una tienda, unir el propio a lujosos restaurantes, progresar, prosperar, pero también hay frescor de árboles, hasta zumbidos de laboriosas abejas transpor-tando el polen de las flores, que nos sitúan de repente, en un ambiente campestre de caserones con patios, ganado pastando, sin ni siquiera vol-tear la mansedumbre de sus ojos hacia los autos que se desplazan por la avenida, aves de corral, bandadas de pericos y pájaros balanceándose en los cables entre elevados postes de luz, mamá pata con su ordenada fila de patitos siguiéndola rumbo a uno cualquiera de los pequeños lagos re-pletos de agua como una imagen de las mil y una noches, con su luna y su sol, el sol de Kendall.

South Kendall Square 12500 SW 120 Street, Miami, FL 33186
South Kendall Square
12500 SW 120 Street, Miami, FL 33186

Ah, pero todavía hay más en Kendall, enclavada en el corazón del sur-oeste de Miami Dade, que se agiganta precipitadamente en construccio-nes de todo tipo, para acoger a la oleada de inmigrantes que llegan de todas partes, porque al lado de las serias edificaciones bancarias, se ven los carritos de perros calientes, kioskos de hamburguesas y los camiones de comida rápida, con su multiplicidad de comida tradicional de diferen-tes culturas, que van desde las criollísimas cachapas venezolanas con su infaltable papelón con limón, pasando por pizzas de distintos sabores, el clásico pan con bistec y papitas de los cubanos, hasta la nunca bien ponderada bandeja paisa, orgullo de los colombianos.

Hay que repetirlo, salta a la vista el potencial de Kendall para hacer vida de éxito, trabajar, disfrutar, educar a los hijos desde la primaria, univer-sidades, bibliotecas, los mejores hospitales y clínicas. Se da el lujo de ofrecer una friolenta pista de hielo y me muero sino lo escribo: aquí hay de “todo como en botica”, museos, iglesias… estadios, gimnasios, hoteles y pensiones. “El progreso es la consigna”. Y en El Caribeño News, con nombre, apellido, estilo propio y los colores de nuestras banderas, se lo contamos todo.

En breve recorrido por la 120 calle de Kendall (norte del aeropuerto eje-cutivo), conocimos la impresión acerca de la pujante zona de varios em-presarios amigos y consecuentes lectores de este periódico en Internet e impreso.

Pipo Bread
Rodolfo “Pipo” Barboza (colombiano), flamante propietario de Pipo Bread, bakery colombiano asentado en Kendall, donde arribó directa-mente desde Bogotá, hace 15 años, con su hijo menor, Julián, quien ya cuenta 21 años y habla sonriente, orgulloso, porque están dedicados a la comida típica colombiana. “Nos encanta Kendall. Aquí vivimos rodea-dos de paisanos”, expresaron.
Casualmente se encontraban en el acogedor local un grupo de asiduos visitantes, estudiantes de la cercana Escuela de Aviación, ADF Airways, futuros pilotos, con el favor de Dios, que responden a los nombres de derecha a izquierda de: Santiago, Julián, Pipo, José Luis, Kevin, de Ecuador; Juan David y Juan. www.pipobread.com

Hammock Plaza: 11735 SW 147th Avenida # 3
Miami, FL 33196

 

Rodolfo “Pipo” Barboza, colombiano, con los jóvenes de la Escuela de Aviación - Foto: El Caribeño News
Rodolfo “Pipo” Barboza, colombiano, con los jóvenes de la Escuela de Aviación – Foto: El Caribeño News

 

Housewarming Furniture
Con una brocha en la mano, salpicada la cara de pintura, “dándole una manito de cariño” a Housewarming Furniture, surtida y elegante, donde se exhiben unos muebles espectaculares y hermosísimos cuadros, con precios solidarios, nos recibió Gustavo Landaeta, quien muy feliz y ena-morado presentó a su esposa Rosaura Correa, a quien le admiramos un incipiente embarazo.
“Somos de Valencia, Venezuela, confiesa entusiasmada Rosaura; ya te-nemos tres años en Fort Lauderdale, y uno aquí en Kendall con nuestro negocio. Ofrecemos estos preciosos muebles, mire esa bellísima lámpara y pinturas que no son fáciles de conseguir”.
Rosaura expresó: “Vivir aquí en Kendall nos permite estar en contacto con muchos venezolanos… es como sentirse en casa. Kendall es un sitio perfecto, tranquilo, para la familia y los negocios”, comentó cuando se disponía a atender a una clienta puertorriqueña. www.hwfmiami.com

14331 SW 120th ST # 102
Miami, FL 33186

Rosaura Correa, empresaria venezolana - Foto: El Caribeño News
Rosaura Correa, empresaria venezolana – Foto: El Caribeño News

 

Mundo Envíos
En el primer piso de un pequeño edificio está localizado Mundo Envíos, que es otro de los comercios que inicia sus actividades en Kendall, aten-dido por su propietario, don Luis Robayo: “Me vine hace 14 años de Bogotá en busca de una vida mejor, y felizmente arribé a Kendall, donde hay una gran cantidad de hispanos, latinos, centroamericanos especial-mente colombianos y venezolanos, que necesitan de nuestros servicios, buena atención, de carga puerta a puerta a Colombia. Tenemos un espe-cial de reapertura”.

Don Luis tiene una hijita llamada Paola quien, es muy educada y curiosa; junto a una amiguita dio las buenas tardes y nos participó que estaba cumpliendo 11 añitos. “Felicidades Paola”. Mundoenvios1@gmail.com

14331 SW 120th ST, # 107
Miami, FL 33186

Luis Robayo, colombiano - Foto: El Caribeño News
Luis Robayo, colombiano – Foto: El Caribeño News

 

Antonio Madrigal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.