Iglesia bajo puente en Kansas City esparce esperanza y sanidad sobre los necesitados

EE.UU.- Cantos de alabanza llenan el aire debajo de un puente cerca del centro de Kansas City, en un esfuerzo para llegar a las personas menos alcanzadas de la ciudad.

“Culto de carro” se hacen llamar y sirven a los pobres y sin hogar de la ciudad. Aquellos que asisten a la iglesia sobre ruedas participar en un servicio semanal. A Bruce McGregor y Joe Ratterman se les ocurrió la idea.

“No solo las personas que viven en la calle o alrededor del puente, también otros en sus autos se detienen cerca del rio para escuchar las alabanzas y y los sermones semanales”, asegura McGregor.

“Mi esposa y yo estábamos trabajando con las personas sin hogar, esto ha cambiado nuestra manera de pensar acerca de ellos y reflexionamos sobre lo cómodos que nos sentimos al ser insensibles con estas situaciones” dijo a CBN News Ratterman.

Cada semana, los voluntarios de las iglesias locales llenan el remolque con los equipos que serán necesarios para el servicio.

“Tenemos un solo remolque”, explica McGregor. “Tenemos un sistema de sonido muy compacto que rodamos hacia afuera de manera que el mensaje pueda llegar a más distancia. Incluso muchas bandas nos han acompañado en la adoracion a Cristo”. “También en el tráiler tenemos un montón de sillas y durante el invierno ponemos un calentador a diesel”, continuó.

El vehículo rueda con lluvia o sol. Ratterman dijo que solo han perdido un solo servicio debido al mal tiempo.

“Hemos sido bendecidos por la ubicación increíble que nos cubre y así, siempre y cuando no haya un tornado justo encima de nosotros o hielo en la calle, creo que tenemos licencia para venir aquí y establecer la carpa,” dijo Ratterman.

El voluntario Melvin Cole añadió que a menudo ve una extraordinaria reacción de la audiencia durante el culto.

Beverly Cole también se acerca a compartir la adoración. Comentó que su vida ha sido transformado por el mensaje del Evangelio, un mensaje que ahora comparte con otros.

“Yo era una adicta a las drogas desde hace muchos, muchos años, y sé que Dios me ha cambiado desde adentro, así que si me pudo cambiar, puede cambiar a todos”, declaró a CBN News.

Mientras tanto, el culto del carro pretende continuar su labor para esparcir esperanza y la sanidad: “Dios trabaja con nosotros en donde estamos y creo que ese es el punto aquí sobre este remolque y bajo este puente. Adoración es llevar a Dios y ser sus ojos y oídos, manos y pies”, sentenciaron los jóvenes apóstoles.

 

FUENTE: CBN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.