¿Hasta cuándo permanecerá cerrado el consulado de Venezuela en Miami?

Fue un día cualquiera. ¿Cuál? Es triste decirlo, pero ya, como si no importara. Pero sí importa. Hace más de dos años. Comenzando 2012. ¿Un regalo de Reyes?… ¿Fue para protegernos?

Lo cierto fue que en ese día aciago, 12 de enero de 2012, con un comunicado emanado del gobierno de Venezuela, se nos avisaba a los miles y cada vez más, miles de venezolanos residentes en la Florida, Georgia y Carolina del Norte y del Sur, que el Consulado General de la República Bolivariana de Venezuela en Miami, dejaría de cumplir con sus actividades normales y servicios habituales. Y que desde ese momento, la página web quedaría oficialmente fuera de uso. Que se nos notificaría oportunamente cuándo comenzaría a funcionar.

Gritamos, peleamos, nos retratamos en grupo, dimos declaraciones en los diferentes medios de comunicación, hicimos marchas y contramarchas. Las ONG, las organizaciones sociales, los venezolanos en el exilio, los de aquí y los de más allá. Más de 500 mil que vivimos en estos lares. Bueno, no salimos todos y eso ya es parte del problema. Dejamos a los demás, lo que sin duda alguna, debemos hacer nosotros.

Se nos sumaron para darnos ánimo, y apoyarnos unos cuantos que vinieron desde Venezuela, y junto a los que contamos los kilómetros y/o millas –más de mil- y las horas –doce en carro, dos en avión- que nos separan del consulado de Nueva Orleans, el más cercano para hacer nuestros trámites, más el dinero que debemos “desembolsillar”, así sea en bolívares, un grupito cada vez más pequeño, seguimos armando escándalo, que se convirtió en bochinche y devino en bulla, hasta que languideció y calló, se silenció.

Y es lo que no puedo entender y me pregunto: ¿qué pasó entonces? Ya no necesitamos de visas, pasaportes, poderes, autentificaciones, certificaciones, legalizaciones, documentos, etc., etc., ¿y otro largo etcétera con todas las letras y acentos? ¿Es que debemos esperar que haya otra vez elecciones para activarnos y solicitar que abran el consulado?

No, no y mil veces no. Somos un pueblo auténticamente democrático, acostumbrado a batallar por nuestros derechos y libertades.

Vamos a unirnos como uno solo a reclamar. A exigir que ese consulado aquí en Miami abra de nuevo sus puertas y nos brinde el servicio que necesitamos como ciudadanos venezolanos. Somos nosotros, no únicamente los de a pie, sino los empresarios y comerciantes, porque duélale a quien le duela, Estados Unidos de América es el primer socio comercial de Venezuela. Que el Señor Dios Todopoderoso, nos bendiga, nos proteja y nos guíe por el camino correcto.

Antonio Madrigal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.