EE.UU. aumentará medidas de seguridad aeroportuarias

Estados Unidos anunció nuevas medidas de seguridad aeroportuarias, en el marco de la investigación sobre la caída el avión de pasajeros ruso que cayó el sábado pasado en Egipto y en medio de una creciente controversia por el siniestro en el que murieron 224 personas.

El anuncio lo hizo el secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, un días después de que el presidente Barack Obama considerara la posibilidad de que una bomba fuera el causante de la caída del Airbus A-321, que partió de la ciudad egipcia de Sharm el Sheij con destino a San Petesburgo.

“Estas mejoras complementarán los requisitos de seguridad de la aviación de Estados Unidos. actualmente en vigor en todos los aeropuertos extranjeros que sean punto de salida, así­ como las mejoras de seguridad adicionales que ordenó el verano pasado en ciertos lugares del extranjero”, informó Johnson.

El secretario de Seguridad Nacional estadounidense aclaró que, si bien no hay vuelos directos entre Estados Unidos y Sharm el Sheij, y aunque la investigación sobre el suceso sigue en marcha, el incremento de las medidas de seguridad aérea se ha tomado por “precaución” y tendrá un carácter “temporal”.

En un comunicado, Johnson detalló que el aumento de las medidas de seguridad incluye un mayor escrutinio de los objetos que los viajeros pretendan introducir en las aeronaves, evaluaciones de los aeropuertos en colaboración con sus socios internacionales y la oferta del Gobierno estadounidense de asistencia en seguridad a determinados aeropuertos extranjeros.

“Si bien no podemos hablar de todos los detalles de nuestras medidas de seguridad aéreas, o las mejoras observadas hoy, quiero dejar claro a los viajeros que el Departamento de Seguridad Nacional está trabajando de cerca con nuestros socios nacionales e internacionales para evaluar la causa del accidente del vuelo 9268, y continuará tomando las medidas de seguridad preventivas apropiadas”, insistió Johnson.

Las causas del siniestro están siendo investigadas y por el momento ha trascendido que el avión se destruyó en el aire 23 minutos después de despegar, sin embargo Washington no descarta que el grupo Estado Islámico (EI) está detrás del accidente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.