Billy Graham: “Resurrección de Cristo no fue un fracaso”

“El tiempo de Jesús en la Tierra antes de su resurrección no fue un fracaso”, dijo el pastor Billy Graham en una publicación reciente. Respondiendo a una pregunta publicada en la sección “My Answers” del sitio web de la Asociación Evangelista de Billy Graham, el líder religioso de 97 años de edad dijo que solo los enemigos de Jesús podrían haber visto Su tiempo en la Tierra como ineficaz.

La pregunta cuestionaba si la misión de Jesús en la Tierra había sido un fracaso, debido a que “esperaba ser el rey del mundo pero fue asesinado”. Graham respondió que “Jesús no tenía ningún deseo de convertirse en el rey de la Tierra – como aclaró muchas veces. En cambio, Él llego al mundo para establecer otro tipo de reino – un reino espiritual, uniendo a todo aquel que ponga su fe y su confianza en Él como su salvador, y se comprometiera a seguirlo como su Señor”.

El líder evangelista indicó que este reino espiritual fue mucho mejor que cualquier otro, porque este Reino de Dios “nunca terminaría, porque era parte del plan eterno de Dios para la raza humana”.

El pastor estadounidense continuó diciendo que los enemigos de Jesús podrían haberlo visto a Él como un fracaso porque pensaron que sería asesinado y olvidado, pero en la actualidad es recordado por millones, todos los días, 2000 años después. “Al matarlo, los enemigos de Jesús creyeron que todo el mundo pronto se olvidaría de Él. Pero estaban equivocados, ¡porque en el tercer día su tumba estaba vacía! ¡Por el poder de Dios, la muerte fue derrotada y Jesús estaba vivo! Y hoy, 2000 años después, millones de personas lo siguen y lo adoran cada día”, escribió Graham.

Graham finalizó diciendo que entender al tiempo de Jesús en la Tierra como un fracaso sería olvidarse de la imagen completa del propósito de Dios. “Los enemigos de Dios rechazaron a Jesús porque fracasaron en ver quien Él era realmente – el eterno hijo de Dios, enviado al mundo para salvarnos de nuestros pecados y hacernos parte de Su Reino para siempre. En cambio, por la fe nos volvemos hacia Él, confesándole nuestros pecados e invitándolo a nuestras vidas”, publicó.

El pastor agregó que los cristianos deben recordar el último sacrificio que Jesús hizo cuando volvió del cielo y pasó por la crucifixión y resurrección. “Jesús se convirtió en el final y completo sacrificio de nuestros pecados. Jesús no tenía pecados, pero cuando Él murió, algo casi inexplicable sucedió: todos nuestros pecados fueron transferidos a Él, y Él tomó sobre sí el castigo que nosotros merecemos. Gracias a Cristo, podemos ser limpiados de nuestros pecados y obtener el regalo de la vida eterna”, expresó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.