UN PASEO POR EL CAMPO

MANUEL ALMÁNZAR  /

Santo Domingo.- Uno de los grandes fracasos de la oposición en la República Dominicana es no reconocerle nada al gobierno y sus criticas agrias, generalmente sin fundamento alguno le impide avanzar, es decir sus argumentos poco creíbles impiden que la gente se solidarice con ellos, pues la realidad lo desborda.

Hay muchísimos aspectos en que los avances son notables en el país, hoy hablaré solo de uno. Las carreteras y vías en la República Dominicana.

Un estudio del Foro Económico Mundial ubica la República Dominicana en el quinto lugar entre los países de América Latina
en materia de carretera y calidad de las vías, eso implica mayores posibilidades de avance y desarrollo, pues en ese aspecto estamos muy por delante de naciones más grandes y desarrolladas que nosotros.

Carretera Duarte
Carretera Duarte

Pero no solo es estadísticas y comparaciones, es una realidad que se vive a diario, pues donde quiera que nos desplacemos en el territorio nacional encontramos grandes y buenas carreteras que nos llevan directamente a los mas recónditos lugares de la patria, yo lo he vivido muchas veces, pues me gusta tomar carretera y andar por el país y puedo decir que ya no existen en el país lugares a los que no se pueda llegar vía una buena carretera.

Si nos desplazamos al este, partiendo de Santo Domingo, encontraremos que en minutos podemos salir de la ciudad, gracias al sistema de elevados y túneles construidos a partir del año 1996, fecha de la llegada del primer gobierno del PLD, en poco tiempo nos internamos en la autopista de las Américas, al llegar a la Provincia de San Pedro de Macorís, ya no hay que hacer el tedioso recorrido por el centro de la ciudad, sino que nos internamos en la Autovía del Este, que rápidamente los coloca en los linderos de La Romana y sin darnos cuenta estamos en la turística Provincia La Altagracia, en la zona de Bávaro y Punta Cana. Eso quiere decir que lo que antes nos tomaba entre 5 o 6 horas lo hacemos rápidamente en menos de dos, lo que hace no solo más rápido el flujo, sino que nadie objeta el viaje, por lo rápido y confortable que resulta.

Al norte, siempre hemos tenido buenas carreteras; la Duarte es la principal vía del país y nos comunica con la rica y activa región del Cibao, el tema era pasar por Santigo, ahí se perdían dos horas; ya eso desapareció, pues la nueva y rápida carretera nos saca directamente a la vía de Puerto Plata, o si es nuestro destino cualquier otro de los pueblos de la región.

De la carretera del sur hay que ver la maravilla de la carretera 6 de noviembre, que nos pone a tiro de hit en Bani, ahí nos falta sacar la carretera del pueblo, una operación tipo Santiago, porque al salir de Baní, tenemos una hermosa carretera recién construida que nos lleva a Azua, ni se diga a San Juan y Barahona, pudiéndonos trasladar sin ningún problema y por buena carreteras a lo más profundo de la región sur, da gusto hablar de la súper carretera a Samaná, que nos pone en Nagua
y Samaná en un santiamén. Eso es desarrollo y eso hay que agradecérselo a los gobiernos del Partido de la Liberación dominicana.

Quienes más valoran eso, son los dominicanos del exterior, quienes, no importan donde vivan, si llegan por uno de los aeropuertos internacionales del país, están a una distancia cómoda de su destino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.