Actor británico Jeremy Irons arma revuelo con sus declaraciones contra el aborto

INGLATERRA.- El aborto es “pecado” dijo el actor británico Jeremy Irons, cuya más reciente presencia en la gran pantalla es Alfred Pennyworth (el confiable mayordomo de Bruce Wayne en la película “Batman v Superman: El Origen de la Justicia”). LifeNews.com informó que en una entrevista con The Guardian, Jeremy Irons declaró: “Creo que la iglesia está en lo correcto al decir que el aborto es un pecado. El aborto daña a una mujer, es un ataque tremendo, mental y físicamente. En un sentido, gracias a Dios que la Iglesia Católica dice que no lo permitirá, porque de otro modo nadie va a decir que es un pecado”.

Las declaraciones de Iron indignaron a muchos que están a favor del aborto. Por lo que lo llamaron desde “retrasado” a “saco de excremento”.

“Asegurar que los abortos son dañinos no solo es altamente irresponsable, es que no puede estar más lejos de la verdad”, señala en la revista Marie Claire fuera de sí Mehera Bonner, quien añade que no puede opinar porque nunca ha tenido un aborto y urge a sus lectoras a ignorar completamente las declaraciones de Irons y obtener toda la información que deseen sobre el aborto de la misma multinacional que se beneficia de él: Planned Parenthood.

En la publicación feminista Jezebel es donde Madeleine Davies llama al actor “estúpido saco de excremento” y le exige que se calle la boca. En el Inquisitor, Amy Feinstein advierte a Irons que ha escandalizado y enfurecido a muchas de sus fans al “excederse” con sus opiniones sobre el aborto.

Jeremy Irons no es la primera vez que da su opinión sobre temas tan polémicos como este. Ya en abril de 2013, en una entrevista concedida al Huffington Post -una vez más, sosteniendo las líneas generales opiniones ‘adecuadas’-, se atrevió a expresar ciertas dudas sobre el matrimonio homosexual: “Realmente no tengo una opinión firme sobre el asunto… en Inglaterra tenemos… no se llama ‘matrimonio’, sino ‘unión civil’… parece que ahora están luchando por el nombre, y me preocupa, porque significa que de algún modo degradamos, o cambiamos lo que es matrimonio. Simplemente, me preocupa”.

Irons llegó a preguntarse, puesto que la prohibición del incesto se explica por el temor a defectos congénitos en la descendencia, si el matrimonio gay no permitiría una modalidad de incesto donde la reproducción está descartada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.