Monte en Dallas se ha transformado en lugar de milagros y oración

EE.UU.- Una colina con vista a Dallas (Texas) se ha convertido en un lugar donde con regularidad sucede milagro tras milagro. Ha sido nombrado el Monte de Oración. Durante los últimos 30 años cientos de ciudadanos se han retirado al monte y han vivido experiencias de sanidad sobrenaturales.

Una de ellas es Viviana Ruiz, quien testifica que a la edad de 6 años fue diagnosticada de Leucemia. “No éramos cristianos. Vivíamos como cualquier otra persona. No sabíamos de Dios. Nuestra vida se vino abajo cuando mi familia supo de la enfermedad, estábamos desesperados y no sabíamos qué hacer”, señaló Ruiz.

“Días después de las quimioterapias perecía empeorar, me sentía peor cada día. El medico decía que la quimioterapia era muy fuerte y que no se podía hacer más nada”, relató la joven.

Al mismo tiempo una amiga de la familia convenció a la mamá de Viviana de llevarla al Monte de Oración.

De acuerdo al relato de Viviana, cuando llegaron al lugar se sentaron en las bancas y pronto el pastor Robert Summer se acercó a ella junto a la congregación; impusieron sus manos y oraron. “Yo estuve dormida durante todo ese tiempo y cuando desperté… mi mamá dice que había mejorado por completo, era una niña nueva, nada me estaba afectando”, añade Ruiz.

Luego de este magnifico milagro de Sanidad toda la familia de Viviana aceptó a Cristo, al igual que muchas personas que han sido sanadas han entregado su vida a Jesús.  Los milagros ocurren ahí en forma regular.

El pastor Robert Summers y su esposa Joanne encontraron este Monte de Oración hace casi 30 años. Dicen que Dios les dijo que compraran el terreno y construyeran un centro de oración en la cumbre. Desde entonces han añadido un jardín, salas de oración y una plataforma con vista a la ciudad.

En Dallas, donde todo es grande, la gente está subiendo a la montaña más grande para buscar a Dios y él les responde en formas milagrosas.

Viviana tiene 20 años ahora, y da el crédito a Dios y a la nueva generación de intercesores.

“Yo fui curada. ¡Aleluya! Como dice la palabra de Dios: ‘por su llaga fui sanada’. Estoy muy agradecida por los médicos y las personas que ayudaron y todo. Y por todo lo que han hecho, fueron más que un apoyo. Pero yo no estaría aquí sin el Señor. Ahora estoy aquí y exalto a Dios”, concluyó emocionada Ruiz.

FUENTE: CBN Diario Cristiano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: