LO POSITIVO DEL CORONAVIRUS

Por-Tirso Urbáez-


Periodista dominicano
Residente en Miami

La mayoría de los gobiernos del mundo subestimaron la amenaza a la salud del ser humano por parte del COVID_19 y cuando se decidieron a combatirlo ya el contagioso virus se había expandido en la población masivamente, dejando sus huellas en enfermos al por mayor y cifras récord de muertes a nivel de todo el universo.

El poderoso coronavirus no discrimina y por su peligrosidad de contagio causa en la gente ansiedad y miedo de contagiar y ser contagiado, para cuidar la salud es necesario no caer en pánico, aplicar medidas higiénicas, distanciamiento social y disfrutar la vida con sus luces y sombras de soledad.            

 En tan doloroso escenario los líderes políticos con los pies de barro y la cabeza llena de prejuicios y de intereses mezquinos se derriten como la mantequilla con el calor del fuego, porque su mediocridad e incapacidad visual no los dejan ver la realidad y como sus ojos no ven, sus corazones no sienten empatía por los pobres que sufren el resultado de sus crueles ambiciones.             

Ahora más que nunca los cuidadanos del mundo deben luchar para conservar el sentido de la razón y el equilibrio emocional para que puedan actuar con disciplina y sabiduría contra el mortal virus humano del egoismo que si no se controla puede convertirse en una enfermiza ambición, causante del odio y la división entre los seres humanos.             

La salud física y mental es un derecho personal que los hombres y mujeres deben defender para garantizar la vida de la especie humana a nivel universal.             

En la humanidad la vida va y viene de generación en generación y la madre naturaleza recibe y despide a cada uno de sus hijos con amor, alegría y la paz de su bendición.                  

La pandemia del coronavirus siempre se le recordará por los cuantiosos daños en pérdidas humanas y en la economía mundial, ojalá en la historia de la humanidad el COVID-19 marque un cambio positivo en la mentalidad de la gente y se refleje en la humildad y la bondad de sus corazones y los impulse a luchar por un mundo mejor donde reine la prosperidad,, la luz de la fe, la esperanza y la solidaridad. 

La crisis sanitaria y socioeconómica que vive la humanidad hará que los pueblos del mundo, le pongan punto final a la concentración del 80% de la riqueza del planeta tierra en manos del 1% de la población mundial.

Hermanas y hermanos el sol sale para todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *