La “sexualización” de la mujer latina: intolerable fenómeno social

mariagrossoMaría Grosso
West Palm Beach
maria.grosso@live.com


Una búsqueda en Google de las palabras “latin women” (“mujeres latinas” en inglés) produce aproximadamente 68,5 millones de resultados en 0,28 segundos. Sin embargo, el primer resultado son fotos de modelos voluptuosas semidesnudas en poses provocativas. Entre los primeros diez resultados, nueve son enlaces a páginas o anuncios que “sexualizan” el término “mujeres latinas”. Esto, alarmantemente, indica la percepción general sobre las mujeres latinas en Estados Unidos y confirma que estamos creciendo en un ambiente cultural que define la belleza como sex appeal.

El problema con esto, como demuestran los resultados de una investigación de la Universidad de Princeton sobre la actividad neurológica de los hombres después de ver fotos de mujeres con diversas cantidades de ropa, es la objetivación. La investigación concluyó que entre menos ropa portaba la mujer, más se registraba actividad en las regiones del cerebro asociadas al reconocimiento de objetos, no personas, en efecto deshumanizando a la mujer durante la interacción.

Pero, ¿por qué continuamos aceptando normas de belleza y comportamientos que nos degradan? Porque nos han vendido la idea de que es parte de la cultura de ser mujer.

Con solo mirar la programación de TV, es fácil entender cómo estos estereotipos han llegado a ser la norma. Todos los programas de las dos cadenas más grandes de contenido en español en USA están plagados de protagonistas femeninas débiles, caprichosas e incapaces de autosuficiencia por medios distintos a la violencia, la servidumbre y el sexo -casos que de ninguna forma reflejan conducta ejemplar-. Adicionalmente, el aumento en la popularidad de la cultura urbana también ha contribuido a esta “sexualizacion” de las mujeres. Aunque este subgénero siempre ha existido, actualmente los valores provocativos que se promueven cada vez son más aceptados dentro de la normas de belleza y valor.

Al mismo tiempo, mientras la industria de los productos de belleza produce más de 55 billones de dólares al año, depende de la baja autoestima para crear un ciclo comercial que asegure clientes. Un estudio de la Universidad de Wisconsin, Madison, muestra que las representaciones distorsionadas de la realidad publicadas en las revistas resultan en una baja autoestima en el 80% de las mujeres entre 18 y 26 años.

Estos son los síntomas de un cáncer en nuestra sociedad que debemos erradicar para asegurar nuestro progreso. La belleza debería ser definida como un rasgo poseído por todos los humanos, y enfatizada por otras cualidades no materiales, como el carácter.

Tenemos la capacidad de cambiar los resultados del buscador más importante, y de ser reconocidas como las mujeres más bellas del mundo por nuestro intelecto, creatividad, ética de trabajo y gran autoestima, no solo por nuestra belleza exterior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *