EL GAS DOMÉSTICO EN VENEZUELA

Por Richard Ramírez Jiménez-

Dirigente de la zona
oriental
de Venezuela

De acuerdo a cifras suministradas por la propia empresa Estadal PDVSA Gas, Venezuela cuenta con 197,1 billones de pies cúbicos de gas natural en reservas probadas, cifra que la ubica en el octavo lugar a nivel mundial.  PDVSA Gas, es la filial de Petróleos de Venezuela, S.A (PDVSA) dedicada a la explotación del gas natural como fuente de energía, para atender a la demanda interna de los sectores doméstico, comercial e industrial.

Las principales reservas de gas en Venezuela, están ubicadas en la Región de Anaco en el Estado Anzoátegui, y al Norte de la Península de Paria en el Estado Sucre; este gas natural es considerado un combustible limpio.

PDVSA Gas, tiene como función la explotación y aprovechamiento del gas no asociado, adicionalmente se dedica a la extracción y fraccionamiento de líquidos de gas natural y al transporte, distribución y comercialización del gas metano; siendo el suministro interno una de sus metas.

Entre los logros exhibidos por PDVSA Gas, resaltan: el hecho significativo que el consumo de gas licuado se incrementó de 33 mil a 47 mil barriles diarios (MBD) entre 1998 y 2017, por lo que los 50 MBD, que produce está por encima de esta demanda y el Plan de Gasificación Nacional, que para el 2017, había logrado gasificar a 230 mil hogares en todo el país.

Todos estos avances presentados por esta empresa, a partir del año 2017 entraron en una fase crítica de franco retroceso y deterioro de la empresa, motivado por múltiples razones que han perjudicado todo este proceso: la desinversión por parte del Estado, la falta de mantenimiento a los equipos, el mal uso de las unidades de transporte, la falta de gasolina y gasoil, las fallas presentadas por el servicio eléctrico, entre otros, han provocado un caos y el colapso a nivel nacional de la Empresa Estadal PDVSA Gas, al extremo que hay comunidades en el país que pasan hasta 4 y 5 meses sin este preciado servicio, el 53.4 / de los venezolanos no cuentan con suministro regular de gas y las cocinas eléctricas no siempre son una opción por las fallas constantes del servicio eléctrico y sus continuos cortes.

En las zonas rurales del país, se han retomado los tradicionales fogones, a diario se puede observar a sus pobladores cortando árboles   para utilizarlos como leña para cocinar. Este problema se agudiza en las zonas urbanas, urbanizaciones, zonas residenciales, apartamentos, que no tienen espacios adecuados para estos fogones improvisados o fogatas, convirtiéndose en un problema de contaminación ambiental, también incentiva a una tala indiscriminada de nuestros bosques; la proliferación de este humo a nivel nacional constituye un factor negativo en tiempos de pandemia del Covid-19, afectando las vías respiratorias de los pobladores.

El llamado de atención a los entes gubernamentales venezolanos, para que tomen cartas en el asunto y corrijan las fallas presentadas. Toda esta problemática, afecta la calidad de vida del venezolano; de nada vale que se tengan inmensas reservas de gas natural, si los habitantes de este hermoso país que se llama Venezuela, no pueden disfrutarlas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: