El deficiente suministro de agua potable en Venezuela

Por Richard Ramírez Jiménez-

Dirigente de la zona
oriental de Venezuela/

CUMANÁ, SUCRE. – La República Bolivariana de Venezuela, tiene una población aproximada de 30 Millones de habitantes, posee un total de 65 embalses, distribuidos a lo largo y ancho de la geografía nacional (como se evidencia en la gráfica), para el suministro de agua potable; y una cantidad importante de ríos caudalosos: Orinoco, Caroní, Amazonas, Manzanares, Apure, Neverí, entre otros; sin embargo, el servicio del agua potable en Venezuela es uno de los principales problemas.

En la actualidad, más del 50%  de la población  no cuenta con el suministro de agua por tuberías; a pesar  de poseer un número significativo de embalses de agua, esas fallas en el suministro en los últimos tiempos venía siendo paleada en algunas zonas urbanas y rurales,  utilizando  camiones cisternas; un factor que ha venido a complicar aún más esta situación  es la falta de combustible (gasolina y  gasoil), esos camiones cisternas han dejado de cumplir con el suministro del vital líquido; en las zonas rurales los venezolanos  han apelado a técnicas tradicionales utilizadas en el pasado, están cargando agua en barriles y pimpinas amarradas al lomo de bestias (caballos, burros y mulas) de los ríos más cercanos a sus comunidades.

Son numerosas las causas que han originado esta problemática: la desinversión por parte del Estado en este servicio, falta de mantenimiento de los embalses y sus equipos, la falta de sustitución de las tuberías de los acueductos que están en mal estado por tener muchos años en uso, las tomas ilegales de agua de los diferentes acueductos utilizadas para el riego de los cultivos para la producción agrícola, la creación sin control ni planificación por parte de los entes gubernamentales de barrios, invasiones y caseríos sin contar con los servicios básicos, entre otras. El sector productivo, también se ve afectado por la falta del suministro de agua, las industrias, los mercados, en definitiva, toda la población.

Toda esta problemática planteada se agudiza con la pandemia mundial del Covid 19; Venezuela no escapa a esta realidad, siendo el suministro del vital líquido de fundamental importancia para la limpieza, asepsia y la desinfección, que son aspectos fundamentales para evitar la proliferación del letal virus. En virtud de la problemática planteada, se hace necesario con carácter de urgencia, un plan de inversión del gobierno venezolano, que en definitiva resuelva las fallas que presenta el suministro del vital líquido, que es fundamental para la calidad de vida y un derecho humano de primer orden.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: