La esencia de República Dominicana

manuelalmanzaradentro


El Caribe News

Nuestro país está ubicado en la Isla de Santo Domingo, en el mismo trayecto del sol, diría nuestro poeta nacional, Pedro Mil (La Española), como fue conocida, originalmente.

Fue descubierta por Cristóbal colón el 5 de diciembre de 1492, y la primera en ser colonizada por España. Ocupa el segundo lugar en tamaño entre las grandes antillas, después de cuba. Con 76,480 km2, de los cuales 48,730 pertenecen a la República Dominicana (Quisqueya), y la otra parte constituye la República de Haití.

En la parte oriental de la isla vivimos algo más de 10 millones de personas, que nos levantamos cada día, no solo preparados para ganar el sustento de la familia, sino también dispuestos a hacer cada vez un mejor país, no solo para nosotros, sino también para nuestros hijos y nietos.

Al dominicano le gusta su país y cuando sale a buscar nuevos horizontes y mejor calidad de vida, nunca lo hace para siempre, el dominicano siempre tiene sus expectativas puestas en que algún día regresará.

Algunas cosas han cambiado en nuestra bella Quisqueya en los últimos tiempos, y una de ellas es que no solo salimos, sino que también nos hemos convertido en un país que recibe cada día mayor cantidad de inmigrantes, no solo nuestros vecinos haitianos. Hoy residen en la República Dominicana, miles de colombianos, venezolanos, peruanos, ecuatorianos, italianos, norteamericanos, entre otros que se unen a las tradicionales colonias españolas, sirios, libanesas, turcas, entre otras.

Zonas turísticas del país son habitadas por comunidades importantes como los franceses, de las terrenas y otras zonas de la Provincia de Samaná, sin dejar de mencionar una pujante y bien formada comunidad cubana que se siente tan contentos como en su propio país.

Todos esos hermanos que hoy viven y trabajan con nosotros son prueba evidente de los avances en materia económica y de la estabilidad lograda en materia política. Con varias décadas de democracia y un ambiente donde se respira cada vez más fuerte, aire de libertad.

Estamos conscientes de las metas logradas, pero estamos mucho más conscientes de las grandes tareas que tenemos por delante. El país prospera y cada día son más los lastres del pasado que van quedando atrás. Queremos y nos gusta vivir en democracia; nos encanta hablar de nuestras cosas, y que la gente sepa como pensamos, a que aspiramos, y nada de eso se puede lograr sin que los estamentos legales que regulan la democracia funcionen a la perfección.

Con frecuencia somos víctimas de campañas mal fundadas e injuriosas contra nuestro país, pero siempre salimos adelante con la fe puesta en la verdad; en la realidad de un pueblo que ríe y canta. Un pueblo que baila en las calles, un pueblo que lucha y trabaja por un futuro lleno de esperanza y paz.

Soy dominicano orgulloso, y así somos todos. Nuestras diferencias desaparecen cuando de defender y honrar la Patria se trata.

Con esas palabras quiero iniciar la columna Almánzar opina a través de El Caribe News.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: